Seleccionar página

VISITA DEL EMBAJADOR DE ESLOVAQUIA, EL EXCMO. SR. D. VLADIMIR GRÀCZ, AL COLEGIO ALTAMIRA DE FUENLABRADA (MADRID).

 

Eslovaquia es un pequeño país, pero lo que el país tiene de pequeño, por su escasa extensión, contrasta con los grandes atractivos turísticos que presenta y con la prestigiosa figura que lo representa en España, la de su embajador, el Excmo. Sr. D. Vladimir Gracz, una extraordinaria persona, que nos ha honrado con su presencia, respondiendo a la petición que le hicieron los alumnos de 3º de ESO B en una carta, que con toda la ilusión y la espontaneidad que caracteriza a los jóvenes de 14 años, escribieron al señor embajador.

Dicha carta fue pronto contestada, y el deseo de que el embajador de Eslovaquia nos visitara se vio cumplido el pasado día 14 de Febrero.

Los alumnos le recibieron vestidos con los trajes típicos de la República de Eslovaquia, y enseguida, le enseñaron el trabajo del Castillo de Bratislava que adorna la entrada de su clase.

En el acto que se celebró en su honor, los alumnos le mostraron las exposiciones que ellos mismos prepararon sobre los monumentos, Parques Nacionales, gastronomía y ocio de Eslovaquia.

A continuación, el señor embajador les dedicó unas palabras de agradecimiento por la carta recibida y les habló de su carrera diplomática y de lo importante que es viajar para aprender las cosas más interesantes de cada país.

Los alumnos tomaron buena nota de todo ello y, ahora, gracias al proyecto de nuestro Centro, “Europa, abanico de culturas”, y, en concreto, al entusiasmo que han mostrado por el país elegido, el sueño de todos ellos es visitar ese pequeño, pero gran país que es Eslovaquia.

Para terminar el acto, los alumnos le despidieron con un baile típico de Eslovaquia.

La dirección tuvo el honor de seguir charlando con D. Vladimir, para intercambiar opiniones y algún que otro regalo, pues el señor embajador, no sólo obsequió a los alumnos que le habían escrito la carta con unos bonitos regalos, sino también al colegio, dejándonos unos interesantes libros de la cultura y la literatura de Eslovaquia que estarán en la biblioteca del Centro a disposición de quienes quieran leerlos.

En definitiva, la visita fue muy agradable y el señor embajador, lejos de la fría apariencia que caracteriza a los habitantes de los países del este de Europa,  demostró ser una persona muy cercana y accesible.

Así, con cariño y afecto, con ternura y mucha simpatía, como si de un profesor se tratara, D. Vladimir Grácz, hablaba a los alumnos, quizás, porque, como él mismo confesó, le hubiera gustado ser “maestro”, y para todos los que pudimos conocerle lo fue, porque el señor embajador de Eslovaquia es maestro de la cultura y el turismo de su país, maestro del diálogo, de la comunicación y del acercamiento que siempre existirá entre Eslovaquia y España.

Ha sido un placer recibir la visita del señor embajador, le recordaremos con cariño.